viernes, agosto 23, 2013

la mirada azul



Detrás de los sucios cristales
de las ventanas del viejo  club italiano
brillaban, acechantes,
unos ojos azules.
Paradójicamente, esto sucedió en la ciudad de Lobos. 

1 comentario:

VivianS dijo...

Ya le dije mil veces a Tano que no se inscriba en ese club!
Vaya final, usted me está dando miedo!
;)