jueves, mayo 09, 2013

coincidencia

Andaba mirando fotos y eso me  puso a pensar...
En viajes...
Los grandes monumentos, los grandes castillos, me impactan,
pero es un sentimiento efímero, pasajero...


Son los pequeños rincones, los detalles, 
los que quedan marcados en mi mente;
a veces lugares sin nombre.


Pensaba en los inmensos castillos del loire, imponentes, 

pero en mi memoria el más vívido era ese otro, vetusto y olvidado, 
que visité con christine. 
Ese castillo sin nombre en el que encontré un retrato parecido a mí, 
ese que nadie visita, 
del que no tengo fotos en mi compu...
Cómo se llamaba?

Al día siguiente voy al veterinario, otra vez...

Mientras espero que venga la doctora, 

vienen otros "dueños" con otro "paciente". 
La secretaria les pregunta su nombre
- mon trésor-responden-

no es un apellido común en buenos aires, 

pero es el nombre olvidado 
del castillo sin nombre...



 (otro castillo sin nombre)

2 comentarios:

Tesa Medina dijo...

A veces las coincidencias se suceden como miguitas de pan señalando un camino.

Y por eso las señales nos las envían las pequeñas cosas que se nos quedan en el corazón, el pequeño castillo, la dama del cuadro que se parece a ti, el veterinario, Donna...y ese círculo que se cierra con el nombre que no recordabas...


¿Es serio lo de Donna?,Elisa, ojalá "mont tresor" sea un conjuro para que Donna se restablezca.

Me gustó el relato.

Un beso,

elisa gulminelli dijo...

Lo de donna no tiene solución, pero por suerte ella no lo sabe, así que nos seguimos haciéndonos compañía, mientras se pueda...