martes, septiembre 18, 2012

a todo color



No me gusta decir que soy fotógrafa, pero saco fotos. 
Todo el tiempo, en todo lugar, ando por la vida juntando imágenes: paisajes, rostros, detalles, luces, cielos, soledades.

Miles de fotos en blanco y negro se acumulan en mi casa y la invaden, pegadas en los muebles, pinchadas en las paredes, escondidas en los libros.

Poco a poco todo lo que me rodea ha ido perdiendo el color para teñirse de los infinitos matices del gris, desde el negro más profundo hasta un blanco inmaculado y absoluto.

Lenta, sutilmente, mi vida también se ha transformado. Ahora vivo y sueño monocromáticamente, añorando mi antigua existencia technicolor.

Lenta y sutilmente, desde que se fue llevándoselo todo menos esta antigua cámara fotográfica…



3 comentarios:

Daniel Núñez dijo...

Un nuevo blog para visitar y visitarte. Muy lindo lo que escribiste. Un beso.
Daniel.

Tesa Medina dijo...

Ando aquejada de la misma obsesión, aunque ya no las imprima como al principio, salvo excepociones, que guardo en una maleta de los años 70 que cuesta cerrar y abrir como una alegoría de mis intermitencias con la cámara.

Elisa, me encanta lo que cuentas y cómo lo cuentas en este post.

No hay que descartar nada... periodos de color, bicolor, nococromos... el ánimo que nos lleva al clic.

Un beso,

VivianS dijo...

No quisiera imaginar qué veríamos "si fueras fotógrafa"
Tienes un ojo especial, un encanto-semi-locura que te hace única, con eso se nace.
Besos