lunes, junio 30, 2008

como quien oye llover


no recuerdo los abrazos de mi madre
sí recuerdo su risa. (no éramos personas de andar tocándose demasiado...)
pero en algún lugar escondido debe estar ese recuerdo...
ayer fui al teatro.
en la escena final un hombre/mujer/muñeca acuna a maría, una espectadora...
poco a poco, lentamente, ella se relaja, se entrega, y con ella nos entregamos todos ( o por lo menos eso me pasó a mí).
y lo que sentí no fue extrañeza, fue añoranza.
recordé algo perdido.
y no sólo el abrazo de mi madre, sino esa sensación de entregarse a otro con confianza...
por un momento dejar de ser fuerte y dejarse llevar
apoyar la cabeza en el hombro de otro, dejarse abrazar, ser débil...
la obra se llama "como quien oye llover".
el actor, juan pablo geretto

1 comentario:

VivianS dijo...

Qué bonito Elisa, creo que eres grande en todas las facetas.
De cierta forma te entiendo, mis padres nunca me dieron abrazos especialmente mi papá que es huraño, bien de campo, incapaz de una demostración de cariño. (Igual, sé que me quieren) Por esa misma razón aprovecho para abrazar a mi hijo, aunque tampoco somos pegotes.
¿Alguna vez trataste de derribar ese muro con tu hija? En estos tiempos modernos será más fácil, hay más complicidad. Así, como quien no quiere las cosas, deja este escrito con un imán en la puerta de la heladera (como quien no quiere las cosas jiji) y verás cuántos abrazos te colmarán.
Yo sé que eres media arisca, incluso me lo dijiste cuando fui a conocerlos, jaja, pero en el fondo eres MUY especial.
Un beso